Carrito de la compra
No tiene artí­culos en su carrito de compra.
Suscríbase a las ofertas
Correo electrónico:

Ciclismo sí... Pero con cabeza al salir en bicicleta

jueves, 13 de diciembre de 2012

En ocasiones los consejos generalistas pueden parecer reiterativos. Si nosotros recomendamos el ciclismo seguro y con todas las garantías puede ocurrir que alguien nos diga, con aire de suficiencia, que sí, que él lo lleva practicando desde que adquirió una bicicleta. Pero no siempre es así, y algunos datos constatan lo que estamos afirmando. Aunque ha descendido el número de ciclistas que salen sin protecciones o prendas reflectantes, todavía siguen poniéndose sanciones por estos conceptos. De igual manera hemos tomado conciencia de lo importante que es equipar nuestra bici con luces, pero en este caso ocurre lo mismo que en el anterior, es decir, se sigue multando por desatender esta obligación.
Por tanto, pensamos que no es ninguna redundancia ofrecer algunas directrices para circular de forma segura por esos caminos y carreteras que tanto nos gustan. Y el primer consejo que te vamos a ofrecer es que te lleves siempre el móvil. Puede ocurrir que pinches, que sufras una caída o que tengas algún problema mecánico. Gracias a la tecnología de los terminales actuales puedes conectarte a Internet y buscar, a través de esta página, un montón de telefonos de taxis que solventarán tu problema de logística. Así que ya sabes: deporte es igual a salud, pero para conservarla intacta llévate contigo el celular.
¿Has comprobado la presión de los neumáticos? Esta acción no nos toma más allá de diez minutos y es muy recomendable, sobre todo si vas a hacer varios kilómetros en una ruta mixta (por asfalto y por tierra). De igual manera comprueba que en tu maletín de herramientas no faltan las necesarias para arreglar un pinchazo ligero. De hecho, si pensamos en esta misma situación pero sustituimos la bici por un coche lo vamos a ver muy claro enseguida. A nadie (bueno, por no generalizar, a muy pocos) se le ocurriría salir a la carretera sin un gato, sin la llave de tuercas y sin una rueda de repuesto. Entonces, ¿por qué hacerlo con la bicicleta?
Por último, echa un  vistazo a los cambios, al estado de la cadena (lubrícala si es necesario), comprueba que el sillín y el manillar están bien sujetos, ajusta los frenos para conseguir una buena detención en caso necesario, etc. No vamos a pedirte que hagas todo esto a diario, pero si este mantenimiento lo observas cada tres semanas, por ejemplo, estamos seguros de que podrás circular sin problemas y, lo que es mejor, de una manera segura. Garantizado.

bicicleta electrica paseo en carril bici